¡Haga Brillar su Luz!

Por Maria de Cássia Anselmo

Jesús afirma que somos luces, que podemos hacer y realizar todo lo que El hizo. Con esta enseñanza queda claro que todos tenemos condiciones de crecer, de evolucionar, de conquistar conocimientos, virtudes y de ser obreros del bien.

Dios no tiene favoritos, siendo así, tanto Jesús, como otros Espíritus iluminados conquistaron su luminosidad, enfrentando dificultades y desafios. Erraron y acertaron al igual que nosotros.

Una de las mayores trabas para la realización del bien tal vez sea el no creer en nosotros mismos. No aceptar y reconocer nuestras propias potencialidades. El bien aún es tímido frente al mal. Muchos dudan de su propio valor, enterrando sus talentos entre capas de baja autoestima, inseguridad o hasta de su mismo orgullo.

Confundimos la vanidad con la autoestima, la Fe en nosotros mismos y la Fe en Dios, con la audacia y el optimismo irresponsable. Cuando luchamos por el bien, y con el bien, Dios provee lo necesario, nos manda ayuda de lo alto, amigos sinceros que trabajan hombro a hombro con nosotros para la construcción del amor sobre la faz de la Tierra.

Necesitamos confiar más en nosotros mismos, creer en el poder del equipo del cual hacemos parte, reconociendo en cada uno de nosotros a un hermano valioso en la batalla contra la ignorancia y la falta de amor.

Para hacer brillar nuestra luz se hace necesario, antes que cualquier cosa, creer en sí mismo, para así encender el interruptor.

Share
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS