Sócrates y la Inmortalidad del Alma

Por Ricardo Chavez

El Cuerpo es sólo un Instrumento

Cuando el eminente filósofo griego Sócrates fue condenado a morir en el año 399 A.C. por envenenamiento de cicuta, uno de sus más fieles seguidores le ofreció la alternativa de escapar y le abrió las puertas de su prisión.

Sócrates le preguntó que para qué querría él escapar. Su discípulo le contestó “! Para escapar de la muerte!”

Entonces Sócrates le dijo “Nadie puede matarme. Esto (tirando de la piel de su cara) no es Sócrates. Esto es tan sólo mi cuerpo mortal así que nadie puede matar a Sócrates.”

Sócrates decía que si bien el cuerpo físico era visible para los hombres, el alma era invisible a los ojos del cuerpo. Él pensaba que el alma gobernaba al cuerpo y que el cuerpo era tan sólo un instrumento de servicio.

Afirmaba que el alma era manifestación de lo divino y el cuerpo de lo mortal y que la muerte ocurría cuando el alma dejaba de animar el cuerpo físico.

La Reencarnación y la Inmortalidad del Alma

Share
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS