Sobre la Revista Espírita –Periódico de Estudios Psicológicos por Allan Kardec

José María Fernández Colavida
Revista Espírita –Periódico de Estudios Psicológicos
Colección de Textos de Allan Kardec

Después de la publicación de El Libro de los Espíritus, el día 18 de abril de 1857, el egregio codificador, inspirado por los Guías de la humanidad, concluyóque era necesario crear un periódico para mantener la correspondencia con los simpatizantes de la nueva doctrina, defenderla de las acusaciones de los enemigos gratuitos, presentar nuevas enseñanzas, divulgar mensajes nuevos y consoladores, culminando en la publicación de la Revista Espírita el 1.o de enero de 1858.

La Revista Espírita fue denominada como un Periódico de Estudios Psicológicos, en razón del alcance temático presentado, iniciándose la propuesta de una psicología espiritista.
En aquel momento, en que predominaban los conceptos de la filosofía positivista, de Augusto Comte, una audaz psicología del alma se presentaba como un desafío cultural y científico, en condiciones de enfrentar y vencer el materialismo dominante en las Academias y Universidades.

El coraje moral de Allan Kardec, consciente de la grandeza del Espiritismo y de su contenido científico, que demuestra, por intermedio de sus propios métodos experimentales, la legitimidad de sus conceptos, se trasformaba en un desafío cultural, portador de los paradigmas filosóficos para la nueva era.
Fundamentándose siempre en la lógica y en la razón, como efecto de la investigación cuidadosa de los hechos, la Revista Espírita, se transformó en eficiente órgano de fecunda divulgación, de debates y de esclarecimientos de los nobles postulados espiritistas.Se iniciaba, entonces, la lucha desigual entre las religiones dominantes, ciegasen sus ortodoxias, haciendo coro con el materialismo dialéctico, histórico y mecanicista, en contra del Espiritismo, esa ciencia nueva, cuyos fenómenos se encontraban presentes en todas las épocas de la humanidad.

Acusaciones injustificables eran lanzadas de los púlpitos y de las cátedras científicas en contra de los médiums y de los espiritistas en general, intentándose macularles la conducta moral y el comportamiento psíquico, por falta de argumentación propia para superar sus paradigmas profundos.
Muchos periódicos se complacían en ironizar y ridiculizar el Espiritismo y sus adeptos, intentando impedir el desarrollo de sus enseñanzas iluminativas. El Espiritismo había llegado a la Tierra para quedarse, para producir la revolución científico-filosófico-moral de la sociedad, y no para complacer a los dominadores temporales y equivocados de un momento, luego substituídos por otros más arbitrarios y perversos.

Había sido propuesto por Jesucristo para que fueran recordadas sus lecciones de amor y justicia que serían, como fueron, adulteradas, confundidas y transformadas en instrumentos de poder y de ilusión de los engañados teólogos de todos los tiempos.
Desvestido de cualquier forma dogmática, de supercherías, de ceremoniales, de fórmulas sacramentales, siendo una doctrina de pensamiento y de conducta ética, no tenía que temer a los arbitrarios dominadores de las mentes humanas, manteniendo su firmeza en todos los puntos fundamentales y laborando por la felicidad de los Espíritus encarnados o desencarnados.

A lo largo de los años, el maestro de Lyon se utilizó de la Revista para mantener ese combate entre las tinieblas de la ignorancia y la luz del conocimiento, entresacando posteriormente artículos, mensajes y estudios que constituirían las demás obras de la Codificación.
Poco conocida, y menos estudiada, incluso por muchos espiritistas, su divulgación, con el respeto que nos merece, es altamente oportuna, especialmente ahora, en estos días de sufrimiento y de incertidumbres para la sociedad, cuando se opera en el planeta terrestre el cambio de mundo de pruebas y de expiación a mundo de regeneración, el surgimiento de un compendio más de extractos de los diversos años de su publicación, traducidos al español, facilitando el entendimiento de las enseñanzas espiritistas.

Hacemos votos de éxito en la divulgación de ese volumen, de forma que sus estudios psicológicos puedan encontrar guarida en las mentes y en los corazones que se inquietan por la búsqueda de la verdad.

José María Fernandez Colavida

(Página psicografiada por el médium Divaldo Pereira Franco en la reunión
mediúmnica del Centro Espírita Camino de Redención, en la noche del 20 de enero
de 2010, en Salvador, Bahia, Brasil

Share
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS