Image Courtesy of jk1991 at freedigitalphotos.net

Mi Proceso de Transformacion

Mi Proceso de Transformación en la Travesía de mi Enfermedad
Por Elba Maria Irizarry

La enfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza para curar al hombre.” C G Jung

Recibí este mensaje en el reto más grande de esta existencia. En julio de 2014 estaba dando una conferencia sobre “El Poder del Ejemplo”, tema de palestra del libro Evangelio según el Espiritismo por Allan Kardec.  Terminé declarando públicamente  mi compromiso con mi nieto de volver a andar en bicicleta. Estaba muy emocionada, tanto es así que no pude hacer la oración final encomendada.  No estaba en mi consciente lo que ya venía para mí, como parte de mi destino o de mi propio plan de reforma intima.

Image Courtesy of jk1991 at freedigitalphotos.net

Image Courtesy of JK1991 at Freedigitalphotos.net

Cuando visite a uno de los doctores que estaba tratando de diagnosticar mi mal, me dijo “Algo viene por ahí y no es de ahora”, se refería a una enfermedad del sistema inmunológico.  Todo mi cuerpo físico y espiritual fue atacado. Dolores intensos en mis manos, como si me estuvieran clavando agujas, sensación que me quemaban y exprimían las manos, se me hincharon, y comenzaron a deformarse.

Perdí mucho peso. En un momento me pregunté, ¿Cómo me voy a cepillar los dientes; Cómo me voy a higienizar? No podía cortar los alimentos. Mis queridos hijos lo hacían por mí. Dejé mis tareas de trabajo voluntario, actividad vital en mi vida.  Lo peor de todo era que  se derrumbaba mi sistema de creencias y mi mundo.

¿Qué he hecho mal?  Yo no podía aceptar que me asaltara una enfermedad. Mi ego y arrogancia no me lo permitía. Si yo era “la perfecta servidora, que me olvidaba de mi misma……” mi mayor responsabilidad, y no me podía equivocar.

Pensamientos de auto castigo, y mis errores del pasado me obsesionaron.

Me resistí a aceptar mi condición, hasta que me rendí. Llegó el momento de pedir. No estaba sola. Me vino en mi campo mental la imagen de André Luiz en “Nuestro Hogar” quien después de desencarnar,  se veía a sí mismo hundido en la oscuridad con otras almas en agonía. En el momento que pide ayuda, seres luminosos  lo rescatan y lo llevan al Hospital espiritual de recuperación.

Muchos mensajes  me vinieron por medio de personas cercanas, por mis amistades, mi querida familia, lecturas de libros, y mensajes de la acústica espiritual, dándome aceptación, valor, agradecimiento y fe.

Mi Proceso de Sanación.  Como lo estoy viviendo.

Una de las definiciones de sanación es trascender el sufrimiento, oportunidad de reordenar el sentido propio en relación al universo. Es entonces una jornada, una oportunidad de transformación acercándonos el verdadero Ser espiritual que somos, y a Dios. Es mi momento de mirarme a mí misma. Aprender a escuchar mis sentimientos, mi voz interna.

¿Por dónde empezar?  Aunque pensaba que no existen panaceas, quería encontrarla como camino fácil. Poco a poco me abro a los mensajes y conocimientos que me ofrecen los expertos y guías espirituales. ¿Qué estoy aprendiendo en mi jornada?  Enseñanzas de los Maestros. Las ideas y conceptos que presento no son mías. Las estoy apenas reflexionando y aplicando.

– La sanación es un quehacer de fortalecimiento y auto conquista.  El profesional, médico, enfermero, sanador me acompaña mientras yo estoy atenta a lo que me pasa y es mejor para mí. Yo tomo las decisiones. Poco a poco, cada día es una nueva oportunidad.

– Reconocer que soy digna de recuperación y de crear una vida de transformación y bienestar. Mi  camino es auto amor, aceptación, perdonarme para poder transformarme. Atenta a mis pensamientos y sentimientos. Este es el momento perfecto. Mi meta: ser mejor Ser humano.

– Saber que no estoy sola. El mundo espiritual responde al llamado fraternal de amor. En mi dolor  he aprendido a recibir  ayuda espiritual y de mis seres amados. Me he conectado con Espíritus de protección y ayuda.

– Reconocer mi entidad holística: Mente; Cuerpo y Espíritu. El cuerpo físico y cerebro son las herramientas que tiene mi espíritu para manifestarse.  Es perfecto y su estado natural es de salud, tiene entonces capacidad de auto sanación. En esta jornada de mi vida hago una reconciliación con mi cuerpo, transformando los desequilibrios vividos de experiencias, acciones y pensamientos.  Responsabilidad mía de esta encarnación o anterior, no importa, es la misma consciencia.

Hoy, y cada día, momento a momento, aquí y ahora, tengo la oportunidad de reconocer mi Ser real espiritual. Confieso que no ha sido fácil, pues muchas caras de mi ego, se resisten con miedo y vuelvo a errar. Es mi pequeño Mago de Oz, asustadizo y necesitado. Sonrío y lo abrazo. “Encabullo y vuelvo y tiro”, frase popularizada por Don Cholito, artista puertorriqueño.

Hoy no ando en bicicleta, pero estoy aprendiendo a manejar mi cuerpo. “Yes!” Estoy nuevamente trabajando con mi computadora y amando un poquito más. Gracias a mis guías, encarnados y desencarnados, amistades, y sobre todo a mi querida familia de la que tanto amor recibo.

Eventualmente el espíritu se cansa de sufrir, y busca la paz: quiere elevarse  y volar. En ese momento extiende sus alas místicas y asciende, es un momento cumbre.”  Alas Misticas, Gilda Mirós, 2012

 

 

 

 

 

Share
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS