Author Archives: Admin72

Espiritismo y violencia

Por Umberto Fabbri

La discusión en relación con este tema de la violencia no es nuevo. Los periódicos del mundo traen impreso en sus portadas, escenas que forman parte de la vida cotidiana y, a veces son aceptadas como un producto de consumo ordinario.

Las voces se extienden diciendo que la violencia no tiene más control y sugieren medidas de contención drásticas, que aunque parezca mentira, son la gran mayoría aún más violentas.

Pero la pregunta que hacemos es:  el Ser reencarnado aquí en la tierra, es realmente más violento?

Las respuestas rápidas surgen afirmativamente, seguidas de la siguiente expresión: “es lógico que si!”

Será? Estudios publicados recientemente en la Universidad de Harvard en los Estados Unidos, indican que el ser humano nunca ha sido menos violento y pacífico como en los últimos 60 años

Pero es la vieja historia de un análisis instantáneo: “Vea cuantos conflictos alrededor del mundo, cuantas actitudes violentas partiendo de los grupos,  o de carácter individual”, recitan algunos.

No nos podemos transformar en optimistas irresponsables, aquellos que no quieren ver lo obvio. Pero luego nos dirigimos a una conclusión precipitada, habiendo una gran diferencia.

Si buscamos información histórica, quedaríamos atónitos con las dos grandes guerras, en un período de tiempo muy corto entre una y  la otra.

La primera de 1914 a 1918, seguida por la Segunda Gran Guerra, que se inició en 1939 finalizando en 1945.

Solamente en la segunda guerra mundial, se estima que el conflicto cobró la vida de 50 millones de personas.

Sin duda, el problema de la violencia no puede ser menospreciado en los dias actuales, no podemos utilizar situaciones anteriores para justificar nuestras actuaciones. Aceptar pura y llanamente que las cosas estan cambiando para peor, seria cuestionar la Sabiduría Divina, relativa a la evolución del ser humano en nuestro planeta.

No consta en la literatura espírita, en ninguna obra que hayamos estudiado, que el ser retrocede tal como en el proceso de la Metempsicosis  y si, por opción, puede estacionarse. Estacionamiento que es  bastante relativo,  y sinceramente, lo consideramos parcial, porque por más que malgastemos la oportunidad del aprendizaje y del  desenvolvimiento, alguna cosa quedará retenida  en nosotros, por los simples movimientos de la vida, en cualquier plano en que nos encontremos.

Está claro que, perderemos la oportunidad de adquirir mayor conocimiento y desarrollo, y hasta para el alumno repitiente, existe una lección y consecuentemente, por  mínimo que sea, logrará un cierto grado de madurez y aprendizaje.

Luego, el ser no retrocede, y si no lo hace, los aspectos relativos a la violencia no pueden estar más enfatizados  en nosotros ahora que en nuestro pasado relativamente reciente.

Entender esto no es una tarea tan compleja, basta ver el horror que nos produce hoy determinados e infelices acontecimientos, presentados diariamente por los más variados medios de comunicación; sin embargo, no hace mucho tiempo, la diversión de una buena parte de la población mundial era asistir a la gente peleando a muerte.

Está claro que estamos más informados, y por la falta del ejercicio del evangelio de Cristo, el consumidor todavía tiene una preponderancia de tal información, a veces en nuestras escuelas, no generalizando, obviamente.

Se buscan soluciones en los modelos más diversos y es natural que el esfuerzo de reducir la violencia se convierte en nuestra responsabilidad, recordando las enseñanzas de Jesús: “Lo que siembras, cosecharás”.

Por tanto, es responsabilidad de cada uno, modificar nuestros patrones de comportamiento del Evangelio de Cristo. La violencia comienza dentro de su propia casa, y ésta puede ser la exportadora de pacificadores o guerreros.

La pregunta es simple y ya tiene más de 2000 años:  hasta cuando resistiremos la aplicación plena del Evangelio en nuestras vidas?

La respuesta es naturalmente de carácter individual, y en caso de reclamos o dudas, la própia persona debe auto consultarse.

Share
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS