Category Archives: Biographies

Allan Kardec according to Anna Blackwell

In person, Allan Kardec was somewhat under middle height. Strongly built, with a large, round, massive head, well-marked features, and clear grey eyes, he looked more like a German than a Frenchman. Energetic and persevering, but of a temperament that was calm, cautious, and unimaginative almost to coldness, incredulous by nature and by education, a close, logical reasoner, and eminently practical in thought and deed, he was equally free from mysticism and from enthusiasm.

Devoid of ambition, indifferent to luxury and display, the modest income he had acquired from teaching and from the sale of his educational works sufficed for the simple style of living he had adopted, and allowed him to devote the whole of the profits arising from the sale of his spiritist books and from the Revue Spirite to the propagation of the movement initiated by him. His excellent wife relieved him of all domestic and worldly cares, and thus enabled him to consecrate himself entirely to the work to which he believed himself to have been called, and which he prosecuted with unswerving devotion, to the exclusion of all extraneous occupations, interests, and companionships, from the time when he first entered upon it until he died. He made no visits beyond a small circle of intimate friends, and very rarely absented himself from Paris, passing his winters in the heart of the town, in the rooms where he published his Revue, and his summers at the Villa Ségur, a little semi-rural retreat which he had built and planted, as the home of his old age and that of his wife, in the suburban region behind the Champ de Mars, now crossed in every direction by broad avenues and being rapidly built over, but which at that time was a sort of waste land that might still pass for “the country.”

Grave, slow of speech, unassuming in manner, yet not without a certain quiet dignity resulting from the earnestness and single-mindedness which were the distinguishing traits of his character, neither courting nor avoiding discussion, but never volunteering any remark upon the subject to which he had devoted his life, he received with affability the innumerable visitors from every part of the world who came to converse with him in regard to the views of which he was the recognized exponent, answering questions and objections, explaining difficulties, and giving information to all serious inquirers, with whom he talked with freedom and animation, his face occasionally lighting up with a genial and pleasant smile, though such was his habitual sobriety of demeanor that he was never known to laugh.

Among the thousands by whom he was thus visited were many of high rank in the social, literary, artistic, and scientific worlds. The Emperor Napoleon III., the fact of whose interest in spiritist-phenomena was no mystery, sent for him several times, and held long conversations with him at the Tuileries upon the doctrines of The Spirits’ Book.

 

Anna Blackwell (1816-1900) was a poet, translator, and journalist, taught school, was a member of the Brook Farm community in 1845 and settled in France thereafter. She translated the works of the French socialist Fourier and the novels of Georges Sand. She was a contributing correspondent for as many as eleven newspapers (in the United States, India, Australia, South Africa, and Canada), writing a weekly column under the pseudonym “Fidelitas”.
In England Miss Anna Blackwell was the most prominent exponent of the philosophy of Allan Kardec. She translated his books into English.
Share
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Francisco Candido Xavier (Chico Xavier)

atendimento

Nació en Pedro Leopoldo, Estado de Minas Gerais (Brasil), el 2 de abril de 1910. Miembro de familia numerosa, huérfano de madre a los cinco años, conoció toda la amargura de ser niño pobre, abruptamente arrojado de las suaves faldas maternas para caer en manos nerviosas de la madrina que le aplicaba castigos corporales a diario. Tras dos años de sufrimiento, durante los cuales añoraba el reencuentro con la madre, volvió al hogar paterno, gracias a los esfuerzos de Cidália, la joven bondadosa con quien se unió el padre.

Las dificultades de subsistencia material fueron constantes durante toda su infancia y adolescencia. Muy temprano, a los ocho años y medio, el niño Chico (1) empezó a trabajar para aportar al sustento de los hermanos, que eran quince en total.

A la par de esa lucha por conseguir el pan de cada día, extraños fenómenos

sucedían en su existencia, que le causaban conflictos psicológicos intensos. A los cuatro años y medio ya registraba la presencia de espíritus que le decían cosas incomprensibles para su mentalidad infantil. Veía a la madre desencarnada en el patio de la casa de la madrina, que le recomendaba tener paciencia para afrontar el sufrimiento. En la escuela pública, en donde efectuó los estudios primarios, escuchaba a los espíritus que le dictaban versos y composiciones sobre los temas más variados. Sus conflictos aumentaron en la adolescencia, cuando la fe católica en que se educó, reprimía todo ese contenido fenomenológico que sin embargo crecía con el tiempo, sin que tuviera alguna explicación plausible.

A los 17 años se hizo espiritista por motivo de molestia en la familia. Una de

sus hermanas, Maria Pena Xavier, se enfermó y solamente el Espiritismo la

curó porque se trataba de obsesión espiritual. El joven Chico encontró, en

ese entonces, la explicación para todas las ocurrencias extrañas de su infancia y adolescencia.

El día 8 de julio de 1927 recibió el primer mensaje escrito, firmado por un espíritu amigo, y a partir de ese momento no cesaron sus actividades en el campo mediúmnimico de la psicografia.

Trabajó en varios lugares y finalmente se estabilizó como funcionario del Ministerio de Agricultura del Estado de Minas Gerais, el cual mantenía la Hacienda Modelo en Pedro Leopoldo. Trabajó por 30 años corridos, sin vacaciones, sin domingos o días de descanso. Vivió siempre modestamente y ayudó a la educación y sustento de sus hermanos y sobrinos. En 1959 se trasladó a Uberaba, en el conocido “Triángulo Minero”, en donde sigue (*), hasta la fecha, con las mismas tareas en el campo de la psicografia.

Ya recibió 320 libros y unos 600 autores espirituales. Inició la recopilación en 1932 con “Parnaso de Extra Tumba”, obra maestra de la literatura mediúmnimica, que incluye poemas de poetas luso-brasileños con el mismo estilo que los caracterizó en vida.

El acervo producido por su intermedio, además de poemas, incluye trovas, novelas históricas, cuentos, alegorías, reportajes, instrucciones doctrinarias y revelaciones científicas.

Hasta ahora constituye el best-seller incontestable de todo el movimiento editorial del país. Las obras recibidas se han traducido a 33 idiomas y sólo en Brasil se editaron 18 millones de ejemplares. En su producción mediúmnimica hay aspectos muy nítidos que se deben señalar. El primero es el consuelo, porque los mensajes sustentan los corazones debilitados por el dolor y les devuelve el aliento para vivir al comprobar la existencia de la vida más allá de la tumba. Otro aspecto es la instrucción doctrinaria, como complemento de la obra codificada por Allan Kardec y está también el aspecto de revelación con informaciones importantes en el sector científico y en el campo social, que se han confirmado a lo largo del tiempo.

Es importante señalar que el médium no se ha beneficiado jamás de las

ganancias financieras recaudadas con la venta de las obras (2). Aún cuando

la situación familiar era de gran pena, jamás aceptó ayuda. Hasta la fecha vive de modesta jubilación como funcionario.

Todavía hay un detalle que conviene subrayar: solamente tras 40 años de ejercicio continuo de la actividades mediunimicas empezó a recibir mensajes para los familiares. Acorde a sus propias aclaraciones, hace falta mucho entrenamiento por parte del médium para que el espíritu comunicante tenga libertad de expresión.

Chico Xavier ya recibió títulos honoríficos de ciudadanía en un sinnúmero de ciudades brasileñas, y más de un millón de firmas lo indicaron para el Premio Novel de la Paz. (3)

(*) Nota: Chico Xavier desencarnó el 30 de Junio del 2002. Según publicaciones de la época el médium se tumbó a las 19,20 y, diez minutos después, abandonaba este plano de vida serenamente. Murió tranquilo como un ave que regresa a su tierra de origen. Había llegado el momento de abandonar ese cuerpo que ya no le servía pero que le permitió entre muchas grandes obras de amor la psicografía de más de 400 libros.

Observaciones:

(1) “Chico” es el apodo familiar brasileño para el nombre “Francisco”.

(2) Las ganancias de sus obras han sido destinadas para institutos benéficos como hospitales, abrigos para idosos, hogares para huérfanos, ayuda a los niños carentes, etc. …

(3) Al final del siglo XX, ha recibido el titulo de “Mineiro do Século” (Minero – nascido en Minas Gerais – del siglo) por votación popular en su estado de nacimiento, Minas Gerais.

Share
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS