Monthly Archives: January 2015

Sobre la Revista Espírita –Periódico de Estudios Psicológicos por Allan Kardec

José María Fernández Colavida
Revista Espírita –Periódico de Estudios Psicológicos
Colección de Textos de Allan Kardec

Después de la publicación de El Libro de los Espíritus, el día 18 de abril de 1857, el egregio codificador, inspirado por los Guías de la humanidad, concluyóque era necesario crear un periódico para mantener la correspondencia con los simpatizantes de la nueva doctrina, defenderla de las acusaciones de los enemigos gratuitos, presentar nuevas enseñanzas, divulgar mensajes nuevos y consoladores, culminando en la publicación de la Revista Espírita el 1.o de enero de 1858.

La Revista Espírita fue denominada como un Periódico de Estudios Psicológicos, en razón del alcance temático presentado, iniciándose la propuesta de una psicología espiritista.
En aquel momento, en que predominaban los conceptos de la filosofía positivista, de Augusto Comte, una audaz psicología del alma se presentaba como un desafío cultural y científico, en condiciones de enfrentar y vencer el materialismo dominante en las Academias y Universidades.

El coraje moral de Allan Kardec, consciente de la grandeza del Espiritismo y de su contenido científico, que demuestra, por intermedio de sus propios métodos experimentales, la legitimidad de sus conceptos, se trasformaba en un desafío cultural, portador de los paradigmas filosóficos para la nueva era.
Fundamentándose siempre en la lógica y en la razón, como efecto de la investigación cuidadosa de los hechos, la Revista Espírita, se transformó en eficiente órgano de fecunda divulgación, de debates y de esclarecimientos de los nobles postulados espiritistas.Se iniciaba, entonces, la lucha desigual entre las religiones dominantes, ciegasen sus ortodoxias, haciendo coro con el materialismo dialéctico, histórico y mecanicista, en contra del Espiritismo, esa ciencia nueva, cuyos fenómenos se encontraban presentes en todas las épocas de la humanidad.

Acusaciones injustificables eran lanzadas de los púlpitos y de las cátedras científicas en contra de los médiums y de los espiritistas en general, intentándose macularles la conducta moral y el comportamiento psíquico, por falta de argumentación propia para superar sus paradigmas profundos.
Muchos periódicos se complacían en ironizar y ridiculizar el Espiritismo y sus adeptos, intentando impedir el desarrollo de sus enseñanzas iluminativas. El Espiritismo había llegado a la Tierra para quedarse, para producir la revolución científico-filosófico-moral de la sociedad, y no para complacer a los dominadores temporales y equivocados de un momento, luego substituídos por otros más arbitrarios y perversos.

Había sido propuesto por Jesucristo para que fueran recordadas sus lecciones de amor y justicia que serían, como fueron, adulteradas, confundidas y transformadas en instrumentos de poder y de ilusión de los engañados teólogos de todos los tiempos.
Desvestido de cualquier forma dogmática, de supercherías, de ceremoniales, de fórmulas sacramentales, siendo una doctrina de pensamiento y de conducta ética, no tenía que temer a los arbitrarios dominadores de las mentes humanas, manteniendo su firmeza en todos los puntos fundamentales y laborando por la felicidad de los Espíritus encarnados o desencarnados.

A lo largo de los años, el maestro de Lyon se utilizó de la Revista para mantener ese combate entre las tinieblas de la ignorancia y la luz del conocimiento, entresacando posteriormente artículos, mensajes y estudios que constituirían las demás obras de la Codificación.
Poco conocida, y menos estudiada, incluso por muchos espiritistas, su divulgación, con el respeto que nos merece, es altamente oportuna, especialmente ahora, en estos días de sufrimiento y de incertidumbres para la sociedad, cuando se opera en el planeta terrestre el cambio de mundo de pruebas y de expiación a mundo de regeneración, el surgimiento de un compendio más de extractos de los diversos años de su publicación, traducidos al español, facilitando el entendimiento de las enseñanzas espiritistas.

Hacemos votos de éxito en la divulgación de ese volumen, de forma que sus estudios psicológicos puedan encontrar guarida en las mentes y en los corazones que se inquietan por la búsqueda de la verdad.

José María Fernandez Colavida

(Página psicografiada por el médium Divaldo Pereira Franco en la reunión
mediúmnica del Centro Espírita Camino de Redención, en la noche del 20 de enero
de 2010, en Salvador, Bahia, Brasil

Share
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Estudio imprescindible: El Evangelio en el Hogar

El comienzo del camino espírita debe estar sustentado en la adquisición de conocimiento, a través de la lectura y de la reflexión de obras espíritas. Este proceso de moralización-instrucción, eleva nuestro nivel vibratorio, mejora el ambiente doméstico y laboral, beneficiando también aquellos espíritus desencarnados que compartan con nosotros dichos ambientes.
El estudio de “El Evangelio Según el Espiritismo”, es un pilar fundamental para todos los espíritas y debe acompañarnos durante toda nuestra vida. El libro ha sido codificado por Allan Kardec, es una de las obras básicas de la codificación, ya mencionadas en el capítulo 5. Se entiende por «Evangelio en el Hogar» la reunión de la familia, en día y hora previamente marcados, para el estudio del Evangelio y la oración en conjunto.

El Evangelio en el Hogar tiene por finalidad:

1. Estudiar «El Evangelio según el Espiritismo» de manera sistemática para comprender las lecciones de Jesús «en espíritu y verdad» y aplicarlas en la vida diaria.

2. Mantener el hábito del estudio y de la oración en familia, fortaleciendo la amistad y el sentimiento de fraternidad que debe existir en cada uno y unir a todos.

3. Mantener, en el ambiente doméstico, momentos de paz y de comprensión, higienizando el hogar a través de pensamientos y de sentimientos elevados, lo que facilita el amparo de los Mensajeros del Bien, que vienen en nombre de Jesús.

4. Fortalecer, en los integrantes del hogar, el coraje y la esperanza, la alegría y la buena voluntad para con todos, condiciones necesarias para vencer las dificultades materiales y espirituales de la vida en el mundo.

Como realizar El Evangelio en el Hogar

1. La reunión deberá tener una duración entre 30 minutos y 1 hora.
2. Escoger un día y una hora de la semana en que sea posible la presencia de todos los familiares o de la mayor parte de ellos, inclusive los niños.
Observar rigurosamente el día y el horario establecido para el Evangelio en el Hogar.
3. Reunir a los familiares y posibles amigos que estén presentes, en un lugar de la casa donde puedan estudiar y orar tranquilamente sin ser interrumpidos.
Nada debe interferir en la realización de la reunión: ni visitas, ni llamadas telefónicas, ni conversaciones. No suspender la reunión por motivo de visitas inesperadas (éstas serán invitadas a participar), paseos o acontecimientos fútiles. No permitir conversación poco digna antes, durante o después de la reunión. No permitir comentarios poco edificantes sobre tragedias, personas o religiones.
4. Colocar un pequeño vaso con agua para ser fluidificada. El agua, al ser ingerida, trasmite fluidos que revitalizan.
5. La reunión podrá ser dirigida por el responsable de la familia o por otra persona que se determine. Éste escogerá quien hará la oración inicial, quién hará la lectura, quién las vibraciones y quién hará la oración final de la reunión.
Organización en las funciones y disciplina darán mayor seguridad y aprovechamiento a la reunión. Los niños presentes serán invitados a participar de las actividades de la reunión, con un canto o una poesía de fondo moral elevado, contando una historia o haciendo una oración, o inclusive participando de los comentarios de todos conforme su edad, capacidad o posibilidad.
6. Iniciar la reunión con una oración corta, simple y espontánea en que el corazón, hable más que las palabras, solicite la presencia de Jesús y de los amigos espirituales que velan por el hogar. El pensamiento bien dirigido atraerá las bendiciones de lo Alto.
7. Hacer la lectura en secuencia de un fragmento de «El Evangelio según el Espiritismo». En seguida cada participante tratará de comentarlo con simplicidad, buscando la esencia del pensamiento evangélico y su aplicación en la vida diaria. Cada uno debe comentar el párrafo que más le gustó, el que halló más bonito e importante. Todos pueden hablar con simplicidad y sin miedos para que el tema quede bien comprendido.
8. Hacer entonces la oración fraternal. Con palabras simples, el participante encargado de hacerla, encaminará los pensamientos pidiendo:

a) Protección para el hogar, apartando las vibraciones enfermas que pudieran estén envolviéndolo;
b) Protección para los familiares presentes o ausentes, los amigos y los vecinos;
c) Asistencia espiritual a todos los enfermos, para ancianos y niños, para jóvenes, para desencarnados, para toxicómanos, encarcelados, suicidas y otros;
d) Paz para su barrio, para su ciudad, para su país y el mundo;
e) Vibraciones para casos especiales;
f) La fluidificación del agua. (opcional)
g) La vibración de amor es el vehículo natural de la paz.
9. Hacer la oración final o de cierre, con palabras sencillas de agradecimiento a Dios, a Jesús y a los amigos espirituales.

Fuente: CONSEJO ESPÍRITA INTERNACIONAL ˘ CEI. La Revista Espírita: Edición en Español. No.3. Brasilia: CEI ˘ USFF, 2004. p. 8.

Share
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS